Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información. Acepto

Un encabezado potente

Odoo CMS - a big picture

Un pequeño subtítulo

Elija una imagen vibrante y escriba un texto inspirador acerca de ella. No tiene por que ser largo, pero ha de servir para reforzar su imagen.

Contacte con nosotros »

Un gran encabezado

Un buen subtítulo


Una buena forma de captar la atención de su lector es contarle una historia. Todo lo que considere escribir puede ser considerado una historia.

Las grandes historias tienen personalidad. Considere contar una gran historia que tenga personalidad. Escribir una historia con personalidad para clientes potenciales ayudará crear una conexión. Esto se muestra en los pequeños detalles como la elección de las palabras o las frases. Escriba desde su punto de vista, no desde la experiencia de otro.

Las grandes historias son para todos incluso cuando se han escrito sólo para una persona. Si intenta escribir una historia con una audiencia amplia en mente, su historia sonará sosa y falsa. Nadie resultará interesado. Escriba para una persona. Si es genuino para uno, es genuino para el resto.

Un gran encabezado

Un buen subtítulo


Una buena forma de captar la atención de su lector es contarle una historia. Todo lo que considere escribir puede ser considerado una historia.

Las grandes historias tienen personalidad. Considere contar una gran historia que tenga personalidad. Escribir una historia con personalidad para clientes potenciales ayudará crear una conexión. Esto se muestra en los pequeños detalles como la elección de las palabras o las frases. Escriba desde su punto de vista, no desde la experiencia de otro.

Las grandes historias son para todos incluso cuando se han escrito sólo para una persona. Si intenta escribir una historia con una audiencia amplia en mente, su historia sonará sosa y falsa. Nadie resultará interesado. Escriba para una persona. Si es genuino para uno, es genuino para el resto.

Un gran encabezado

Un buen subtítulo


Una buena forma de captar la atención de su lector es contarle una historia. Todo lo que considere escribir puede ser considerado una historia.

Las grandes historias tienen personalidad. Considere contar una gran historia que tenga personalidad. Escribir una historia con personalidad para clientes potenciales ayudará crear una conexión. Esto se muestra en los pequeños detalles como la elección de las palabras o las frases. Escriba desde su punto de vista, no desde la experiencia de otro.

Las grandes historias son para todos incluso cuando se han escrito sólo para una persona. Si intenta escribir una historia con una audiencia amplia en mente, su historia sonará sosa y falsa. Nadie resultará interesado. Escriba para una persona. Si es genuino para uno, es genuino para el resto.

Odoo - Sample 1 for three columns

Característica uno

Adapte estas tres columnas para casar con sus necesidades de diseño. Para duplicar, borrar o mover columnas, seleccione la columna, y use los iconos superiores para realizar su acción.

Odoo - Sample 2 for three columns

Característica dos

Para añadir una cuarta columna, reduzca el tamaño de estas tres columnas, usando el icono derecho de cada bloque. Entonces, duplique una de las columnas para crear una nueva como copia.

Odoo - Sample 3 for three columns

Característica tres

Elimine la imagen de arriba o sustitúyala con una nueva que muestre su mensaje. Pulse en la imagen para cambiar su esquina redondeada estilo.

Un encabezado potente

Odoo CMS - a big picture

Un pequeño subtítulo

Elija una imagen vibrante y escriba un texto inspirador acerca de ella. No tiene por que ser largo, pero ha de servir para reforzar su imagen.

Contacte con nosotros »

Un encabezado potente

Odoo CMS - a big picture

Un pequeño subtítulo

Elija una imagen vibrante y escriba un texto inspirador acerca de ella. No tiene por que ser largo, pero ha de servir para reforzar su imagen.

Contacte con nosotros »

Como ser madre (imperfecta) y no morir en el intento

Madres imperfectas

Laia

Como ser madre (imperfecta) y no morir en el intento

Como ser madre (imperfecta) y no morir en el intento

Madres imperfectas

Vivimos a un ritmo frenético, en ocasiones exagerado. Desde que soy madre, las tareas se han multiplicado y, sin duda, el día parece haber perdido alguna de sus 24 horas… ¡aunque a veces me sorprende la cantidad de cosas que somos capaces de hacer en cada una de nuestras jornadas!

Ser madre es toda una odisea. Levantarse a las 7.00h para conseguir salir de casa a las 8.30h. En ese tiempo hay que ducharse, vestirse, preparar desayunos y, a ser posible, poner alguna lavadora. Despertar a tu hija, revisar el correo, escribir algunos WhatsApp y organizar las primeras llamadas. “Vamos Andrea, no te entretengas, que no llegamos!”, le grito cada mañana.

La dejo en el cole y me dirijo al trabajo. Empieza mi otra jornada. Llamadas constantes, correos urgentes, mensajes incesantes, todo muy relajado... ¡Creo que necesitaré un café! 

Ya por la tarde, llega la hora de recoger a mi pequeña. Es uno de los mejores momentos del día. En el coche le pregunto: “¿Qué tal cariño, como ha ido el cole?”. Genial, todo bien. Y mientras la llevas a clase de danza, con el tiempo pisándote los talones, te comenta que para mañana necesita el lápiz número 3, el de la punta azul...  

¡Así que habrá que ir a por el lápiz! Y habrá que ir también a por un millón de cosas, la lista de la compra empieza a ser extensa… En el súper te llama Francesc, te dice que las colchonetas ya han llegado. Otra llamada, de la tienda de Barcelona, quiere pasarte un pedido. Basta de llamadas, hay que poner los tomates en la bolsa… Las llamadas cesan, pero el móvil sigue vivo, no dejo de oír como entran mensajes y correos… ¿serán urgentes…?

Ahora la urgencia es llegar a tiempo a la academia, la clase ha terminado. “¡Corre, corre!”, me digo. Pero si no he dejado de hacerlo…

Por fin en casa. Ella hace los deberes mientras yo preparo algo de cena. Cenamos y la acompaño a la cama, no sin antes recordarle que hay que lavarse los dientes. 

¿Sabéis qué? Estoy agotada... ¡pero qué feliz me hace ser madre! Madre imperfecta, claro, porque la madre perfecta no grita, no llega tarde a los sitios, no se agobia ni se desespera… y, sobre todo, ¡no existe!


Avance nuevas Colecciones Kiwisac